Avalado por la Asociación Española contra la Ansiedad, Pánico y Agorafobia AECAPA "Buscando la Paz Interior"

miércoles, 16 de noviembre de 2011

TRABAJANDO EL PENSAMIENTO POSITIVO ELIMINAMOS ANSIEDAD

La base del tratamiento psico-educacional para sanar la ansiedad parte, desde mi punto de vista DEL PENSAMIENTO POSITIVO. Nuestra mente solo tiene dos opciones, o piensa en negativo o piensa en negativo. Cada vez que tenemos un pensamiento negativo, se activa una red neuronal. Ya existe una ciencia que demuestra la relación MENTE-CUERPO, la neuro-psico-inmunobiologia.
Cómo cualquier parte de nuestro cuerpo, si la trabajamos, se fortalece...con lo que si pensamos en negativo, ésta red neuronal se fortalece, y tenderemos a vivir utilizando la parte de nuestro cerebro que está más fortalecida. Si de repente, empezamos a ensar ejn positivo, activamos una nueva red neuronal, que a medida que vayamos fortaleciendo tomará poder en relación a la que utilizábamos antiguamente.
Nuestro estado natural ha de ser la felicidad, y esto se consigue fortaleciendo una red neuronal a través de pensamientos positivos.
Cuando vengan las dificultades, se activará la red neuronal negativa, pero si la positiva es más fuerte que ésta, tenderemos por defecto a volver a ésta en el menor tiempo posible.

¿COMO PODEMOS CREAR UNA RED NEURONAL POSITIVA?

Pues trabajando con afirmaciones. Las afirmaciones, son mensajes positivos, son las pesas, con las que vamos a fortalecer la mente. No necesitamos tener pensamientos negativos, podemos trabajar constantemente con ellas desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. No necesitamos ir a un gimnasio. Basta con repetir aquellos mensajes sobre los que queremos que se asienten nuestra vida.
Cuando tenemos ansiedad, nos bombardeamos con pensamientos negativos. Y nuestra mente no distingue por cual de nuestros sentidos nos llega la información. esto significa que lo que pensamos se nos hace realidad en nuestro mundo y lo vivimos como si estuviera ocurriendo, por lo tanto, entendemos que es facil somatizar a modo de ansiedad.
La ansiedad, no es más que la somatización de estos pensamientos.
Si nos decimos constantemente , me va a dar un ataque de ansiedad, nuestro cuerpo va a entenderlo como tal y acabaremos tendiendo un ataque.
Si por el contrario, nos decimos, estoy seguro y a salvo, nuestra red neuronal se va a activar con esta creencia, y cuando ésta tome fuerza se convertirá en una realidad para nosotros y por lo tanto desaparecerá la ansiedad.
Este trabajo necesita de práctica y paciencia, al igual que cuando vamos al gimnasio, no pretendemos salir con la barriga como una tableta de chocolate el primer día. De la misma manera, una vez hemos fortalecido estas creencias, ya es muchísimo más facil de mantener.
Desaprender para aprender. Liberarnos de la ansiedad, no es más que un aprendizaje.